Trabajar fuera de casa

La verdad que cuando estaba esperando a mi hija Abril nunca pensé lo que sería cuando tuviera que empezar a trabajar y la tuviera a ella. Nunca pensé que era tan difícil tener que dejarla en la casa y salir todo el día. Los primeros meses de mi hija la verdad que estaba terminando la universidad así que era muy poco lo que no estaba con ella, en ese ratito aprovechaba de relajarme, tomar aire y hacer otras cosas. Por más que amo estar con mi hija con toda mi alma me muero quedándome en la casa todo el día y no teniendo más que hacer que limpiar, cocinar y planchar. No tengo nada en contra de las dueñas de casa, para nada, las admiro mucho. Pero en mi caso yo estudié periodismo y pretendo desarrollarme como profesional como sea.

Para las vacaciones de verano de 2010 tuve la suerte de estar tres meses en casa con mi hija, pero me empecé a volver un poco loca de no salir de ahí. Lo que sí pude aprovechar de amamantarla tranquilamente porque mi hija sólo tenía 3 meses. Empezando el año académico tuve que volver a clases y además entrar a hacer la práctica, esa fue la etapa crítica. Mi hija tenía 7 meses y yo debía estar lejos de ella casi todo el día. Me sacaba leche para dejarle y que la pudieran alimentar en casa con la mamadera. Pronto con tanto movimiento y estress se me empezó a cortar la leche, y cuando estaba con Abril en casa me salía leche como para alimentar a 5 bebes.

Terminada la práctica y ya sólo teniendo que ir a clases (que era menos tiempo) pude disfrutar mucho más a mi hija. En ese momento estaba feliz, haciendo lo que me gusta poquitas horas al día y estando con mi hija, aunque tenía una señora que la cuidaba pero yo estaba ahí para supervisar todo y ver que mi hija estaba bien. Actualmente las cosas han cambiando, entré a trabajar nuevamente y estoy sufriendo todos los días por no estar con mi hija. Salgo temprano y vuelvo a la casa como a las 7 30. Extraño a mi hija todo el día y ahora es peor porque no puedo ni despedirme de ella ya que se da cuenta.

Tiene casi un año y medio y hace muchas cosas, por eso me da más pena que nunca no estar con ella. Porque está aprendiendo a caminar y quizás no esté presente cuando camine por primera vez, porque la que le enseñó a ir al baño fue su cuidadora y no yo. Porque va a empezar a comer en trocitos más grandes y no soy yo la que le va a dar su primera comida de grande, porque no tengo ni tiempo de llevarla al médico. Por eso me da pena no estar ahí con ella y estoy buscando desesperadamente la manera de poder trabajar desde la casa y disfrutarla por lo menos hasta que entre al jardín infantil, a eso de los 2 años y medio o algo así. Quiero disfrutarla, jugar con ella y ver los avances que tiene, que son muchos durante los primeros tres años de vida.

Espero tener suerte y no estar fuera de casa tantas horas trabajando. Quiero desarrollarme profesionalmente pero estar con mi hija en la casa y que no pase lo que me pasó a mi con mi mamá, que pasaba muchísimas horas fuera de casa y yo estaba con una cuidadora desde que nací hasta que cumplí los 18. A lo mejor exagero y soy sobreprotectora pero el instinto maternal se me desarrollo muchisimo cuando mi hija nació, nunca pensé que iba a ser tan dificil el proceso y que me iba a doler tanto separarme de mi hija durante el día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s