Dejando la casa, comenzando el jardin

Mi hija desde que tenía poco más de 6 meses que la cuida una señora. Yo he tenido que ir a la Universidad, trabajar y hacer otras cosas por lo que no podido estar en la casa 100% dedicada a ella. De cualquier manera he estado presente en todo lo que mi hija ha necesitado y he hecho a un lado cualquier otro trámite para estar ahí. Creo que tengo la suerte de que así sea porque muchas mujeres darían su vida por estar más tiempo con sus hijos y realmente no pueden hacerlo, mi madre es un ejemplo de aquello. Dos sueldos, como están las cosas hoy, son muy necesarios además del desarrollo personal de cada uno de los integrantes de la familia. Yo siempre he tenido la idea de trabajar y poder desarrollarme en lo que trabajé pero siempre está la disyuntiva de querer estar con mi hija también y pasar la mayor cantidad de tiempo posible con ella. Hay que tratar de equilibrar las dos actividades y que cada una reciba la atención que necesita pero siempre obvio que mi hija.
En septiembre de este año mi hija cumplió 2 años y cumplió una etapa. Ella misma me hizo sentir que llegó el momento de dar un nuevo paso y salir a conocer el mundo ahora de otra manera. La señora que cuida a mi hija la verdad que al principio me pareció que estaba bien pero cada vez más sentía que ya no estaba haciendo su trabajo como mi hija necesitaba. Obviamente es una persona que no tiene las herramientas suficientes para educar a un hijo porque no tiene ese tipo de estudios, ella trabaja para limpiar, cocinar y vigilar (por decirlo de esa forma) a mi hija. Cuando era pequeña los estimulos y todo lo que necesitaba trataba de darselo yo el tiempo que podía estar en casa, pero ahora que mi hija ya es más grande necesitaba cada vez mayor cantidad de atención y estímulo.
Ultimamente lo único que hacía la cuidadora de mi hija era ponerla enfrente de la tele y listo, dedicarse a hacer otras cosas en la casa, lo conversé con ella, pero ustedes saben que mientras yo estaba ahí hacía lo que le pedí pero apenas salía obviamente hacía lo que quería. Hace un par de meses tuvimos un altercado con ella (un asunto que no tiene nada que ver con mi hija porque con ella ha sido bastante buena) y ahí ya me cambió la percepción de esta señora que cuida a mi hija. Bueno, podría seguir largamente con este tema y diversos ejemplos pero el tema que nos convoca es otro.
Hace un par de semana nos cambiamos de casa, como conté en el post anterior, y ha sido una cantidad de cambios tremendos. Mi hija la primera semana estuvo muy sensible, yo creo que por el cambio y porque mi marido se fue a Argentina, por lo que me daba miedo producirle un estres más, el jardin. Pero finalmente resultó que era algo que ella estaba necesitando. Ahora la señora que la cuida realmente no está a la altura de lo que necesita mi hija, no sabe jugar con ella, no tiene idea de sus necesidades. Pero no podía decirle de un día para otro que se fuera asi que tengo que esperar hasta fin de mes para ello.
Ahora mi hija apenas ve a la cuidadora llora y patalea, cuando yo estoy ahi, cuando ya no me ve más se le pasa, pero es un suplicio para mi dejarla con ella. Lamentablemente por estos días que quedan no tengo otra opción. Se que ella se ha esmerado en darle lo mejor a mi hija, porque de eso si que no tengo duda, osea no tengo duda es mucho decir, creo que se ha portado bien con ella. Lo que me deja tranquila es que siempre hay alguien en la casa ahora y no se queda sola con ella. Perdí la confianza en ella ahora por como reacciona mi hija cuando esta con ella. No le gusta, le aburrió, le cansó.
Primer día de jardin
Después de esto tomé la decisión de llevarla al jardín. Busqué y no tenía muchas opciones, al lado de la casa de mi abuelita hay 4 sucursales de una cadena de jardines (una empresa gigante) y otro jardin más pequeñito. El último fue la elección. Lo bueno de este jardin, además de la tranquilidad que me dio cuando lo fui a ver, es que la tia que la cuida es una mujer que yo conozco y que se que va a estar bien con ella. Y eso es lo que estaba necesitando, paz y tranquilidad a la hora de dejar a mi hija con otra persona. Yo estaba buscando un lugar donde no hayan muchos niños, que el ambiente sea grato y que obviamente a mi hija le guste.
Mi hija lleva una semana yendo al jardin y está feliz. Obviamente ha tenido algunos percances, una niña le pegó el segundo día, otro niño le tiró arena y un día se rasguñó, pero es parte de este nuevo mundo que está descubriendo. Mi niña es muy pacífica por lo que poco a poco ha tenido que aprender a interactuar con diferentes niños que reaccionan de otras formas. Ahora cuando mi hija se levanta en la mañana le digo, vamos al jardin? y me dice: yaaaa!, asi que eso me deja tranquila.
Después les cuento más de como sigue mi hija en el jardin, hasta ahora es una buena experiencia y yo estoy más tranquila. Mi hija decidió que ya era momento y yo respeté su momento. Hay gente que me dice que mi hija es muy chica para ir al jardin y otros me dicen que la debería haber puesto antes pero yo creo que el momento era ahora, cuando ella decidió que debía hacer. En poco días más se va su cuidadora y nos quedaremos las dos, tendremos que saber sobrellevar todo juntas.

Anuncios

3 pensamientos en “Dejando la casa, comenzando el jardin

  1. Jenny qué linda la manera en que describes todo, Abril es una niña exquisita y estoy feliz de compartir esta experiencia con ustedes. Lamentablemente ahora se enfermó, lo que es también parte de esto, las esperamos.Cariños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s