Cambio de juguetes

mama inexperta
Tengo que ser sincera y decir que soy muy buena para guardar cosas, me cuesta mucho botar las cosas. A lo mejor puede ser porque en mi vida me he cambiado mucho de casa y he perdido algunos recuerdos de mi niñez. Ahora trato de aferrarme a todo lo que puede rememorarme algo.

Pero guardar tanto hace que tenga una cantidad de cosas guardadas y que realmente no las usas y se convierten en cachibaches. La ropa de mi hija fue una de ellas. Desde que nació le hemos ido guardando todo, porque lo podíamos volver a usar si teníamos otro hijo, porque podíamos necesitarlo nose para que. Finalmente optamos por lo más sano, regalarlo a gente que realmente lo pueda necesitar.

Y los juguetes son otro tema. Le han regalado muchisimas cosas desde que nació, porque es muy regalona y tiene muchas tías, primas, abuelas, bisabuelas, y tias bis abuelas que le regalan cositas. Eso se convirtió en miles de juguetes guardados, sin algunas partes, que ya no sirven para su edad y que ocupan espacio. Al final, tenemos muchos juguetes que mi hija no usa y no podemos comprarle más juguetes para su edad porque no hay donde guardarlos.

Ahora que nos cambiamos de casa es el momento preciso para renovar los juguetes. Deshacernos los que son para niños más chicos, así poder darle juguetes que estén en buen estado a niños que lo necesiten y poder motivar a mi hija a jugar con juguetes que sean de su edad.

¿Con que juguetes realmente juega tu hijo? (porque la mia al final anda con dos o tres cosas y las otras ni las mira)

Anuncios

Dejar de amamantar, difícil tarea

La verdad que darle leche a tu bebé es una de las experiencias más lindas que pueda disfrutar una mamá después del nacimiento. Tu hijo o hija nace y te lo ponen al pecho para que empiece esta aventura de alimentar a tu bebé que se prolongará hasta los 6 meses en forma exclusiva y hasta los 2 años como sugiere la OMS.

Los primeras semanas a veces es difícil adecuarse, además hay que pensar que el bebé se despierta cada 3 a 4 horas para tomar leche. Hay muchos pediatras que eligen la libre demanda como método de alimentación de los bebes, es decir, debes darle pecho cuando tu bebé te lo pida. Es desgastante, pero poco a poco los bebes se empiezan a ordenar en sus ciclos. (Es importante saber que los bebes pequeños no tienen ciclo de día y noche, sino que su ritmo es de 3 a 4 horas. En cuatro horas el bebé duerme, come y hace caquita).

Los siguientes meses, cuando ya pasas el tercer mes es un encanto darle pecho a tu bebé. En un comienzo puede que duela por la cantidad que te sale o porque, por el contrario, el flujo de leche es muy bajo y tu bebé succiona fuerte y no recibe nada. También hay niños que no saben tomar leche bien y que te pueden hacer daño al momento de tomar. Dar pecho no debe doler, por lo tanto, si te duele quiere decir que algo está mal. O tienes mastitis, o tienes mucha leche y debes sacarte cuando no le estás dando a tu bebé, o tu bebé no sabe succionar bien.

En mi caso yo tenía que sacarme leche con los estupendos y muy cómodos saca leche antes de la toma de mi bebé o sino mi hija se ahogaba con la cantidad de leche que le salía. Hay que tener presente que la cantidad de leche que uno produce no tiene que ver con el porte del envase. Es fundamental además alimentarse bien durante toda la lactancia y tomar muchísima agua para producir mucha leche. Hay mamas que se ponen a hacer dieta apenas nace el bebé y eso les hace producir menos leche.

Cuando tu bebé empieza a ordenarse en sus tomas tu cuerpo también lo hace y se sincroniza con el bebé, cuando tu hijo o hija necesita leche habrá leche (salvo que tengas algún problema adicional de producción de leche).

A los seis meses tu bebé empieza a comer otros alimentos, lo cual disminuye la ingesta de leche materna y la producción de parte de la mamá. El cuerpo se adecua por si sólo. Y cuando ya se acerca el primer año de tu bebé hay que pensar la forma de dejar de amamantarlo. Hay mamas que deciden dejar de darles leche antes del año ya que deben salir a trabajar o suplen su leche con mamadera. Yo preferí prolongar lo más que pude la lactancia materna que es el mejor alimento que uno le puede producir al bebé hasta que realmente ya no lo necesitan que es al año de edad.

Al año, según los pediatras, los bebes pueden comer todos los alimentos así que ya no necesiten de la leche materna ni de las vitaminas que se le deben dar al bebé durante los primeros once meses.

Pero, ¿Cómo dejo de darle leche a mi bebé?

Hay opiniones muy divergentes, algunos dices que hay que cortarlo de raíz de un día a otro, pero esto puede perjudicar el cuerpo de la mamá ya que seguirá produciendo leche y le puede provocar dolor. Otras personas piensan que lo mejor es ir quitándole tomas que para el bebé no son tan trascendentales como la de la tarde. En la mañana y en la noche el niño puede necesitar el pecho.

Y, ¿Cuando mi bebé no quiere aceptar la mamadera?

Este es el caso más difícil y es mi caso. Llevamos meses intentando y no quiere aceptar el biberón por nada del mundo. Me sugirieron cortar la leche de un momento a otro pero lo encuentro muy traumante. Es decidido seguir dando pecho y ayudar a mi cuerpo a producir más leche. En esto te ayuda mucho el remedio Sulpilan, que tiene algunos efectos secundarios como todos los medicamentos.

Pero hay que encontrar el momento indicado en que tu y tu bebé se sientan listos para dejar de amamantarlo. Hay niños que sufren mucho en este etapa y lloran pidiendo la leche. Hay que ser fuerte y lograr superar este episodio que es fuerte pero pasa rápido. La verdad es que creo que uno sufre más de lo que sufre el bebé.

Hay que tener paciencia, fuerza de voluntad para dejar de dar pecho y poco a poco incentivar a que tu bebé tome de otra forma la leche que es tan importante para su crecimiento como mamadera, taza o jarrito.

Fuerza a las mamas que están pasando por esta etapa y cuenten sus experiencias. Lo más difícil de todo esto no es dejar de alimentar a tu bebé sino que romper ese vínculo tan cercano que se tiene a la hora de dar pecho, uno siente que tu bebé se está empezando a independizar un poco de ti y eso da mucha pena.